El mercado acoge cada vez materiales más novedosos con prestaciones inimaginables hace sólo unos años. Impresoras 3D, drones para reconocer terreno, pinturas fotocatalíticas que absorben la contaminación… el sector de la edificación está registrando un avance tecnológico sin precedentes y cada día se crean nuevos materiales que a sus tradicionales ventajas y prestaciones suman otras más versátiles y novedosas.

Es el caso de los materiales reflectantes y con emisividad térmica que forman parte de la cobertura de la envolvente de una vivienda. Ya sea en una cubierta plana como inclinada, cuando hablamos de reflectancia y emisividad térmica, hacemos referencia a la capacidad de los materiales de reflejar la radiación solar y emitir la que absorben. Cuando se dan estas dos propiedades, en combinación con la temperatura superficial hablamos del índice SRI (Índice de Reflectancia Solar o Solar Reflectance Index, por sus siglas en inglés).

Este índice nos dice la capacidad de reflejar el calor de una superficie. Una capacidad que viene determinada por el color, el tipo de material, sus pigmentos, su geometría, etc. El dato es importante, ya que nos permite conociendo el SRI de cada producto, conocer la eficiencia energética que es capaz de aportar al inmueble en el que se instala.

Las zonas cálidas, como el centro y el sur de España y sobre todo en el verano, requieren materiales requieren materiales cuyo SRI sea lo más elevado posible. De este modo se evitará el sobrecalentamiento de la cubierta, y por lo tanto se evitará en gran medida la transmisión del calor al interior del edificio.

No podemos olvidar que las cubiertas representan el 22% de la superficie de una ciudad, por ello es muy importante la utilización de materiales con índices de reflectancia solar altos, lo cual evitará el sobrecalentamiento y en consecuencia un menor consumo energético con los equipos de climatización.

En los proyectos en los que se tiene en cuenta este índice, a nivel internacional se marcan los valores de referencia exigidos:

  • Cubiertas planas: SRI > 70
  • Cubiertas inclinadas: SRI >30

El material de cobertura es importante a la hora de determinar la reflectancia solar, aunque es no hay que olvidar el conjunto del sistema que puede alterar estas cifras.

Un ejemplo de este material es la teja de BMI Innotech en su color Gris Perla. Este modelo posee una tecnología reflexiva que, gracias al empleo de pigmentos especiales, es capaz de reflectar una parte de la radiación solar que recibe, reduciendo su aporte a las capas inferiores y al interior de los inmuebles en los que se instala, con el consiguiente aporte de eficiencia energética.

El ahorro de energía y, sobre todo, el confort siguen primando para los departamentos de I+D+i de los principales fabricantes de materiales.

firma Jose hermindo Prieto

Dejar comentario