Aunque su mismo nombre así parezca indicarlo (teja=tejado), la realidad es que la evolución del diseño y la innovación en los productos destinados a la construcción ha hecho posible que los diferentes materiales puedan tener más de un uso, aportando un plus en diseño, pero también confort y eficiencia energética.

La teja plana

En el caso de las tejas, la mejora de los perfiles para teja plana ha hecho que muchos arquitectos vean en ella un excelente recurso para innovar en el diseño, empleándola también como acabado para fachada.

Sus colores (diferentes a los de las fachadas tradicionales) y la textura que aportan son algunos de los motivos que pueden llevar a su instalación, pero es que, además, el empleo de teja plana en la fachada garantiza una estanqueidad perfecta al agua, minimizando (o eliminando) la posibilidad de que aparezcan desagradables manchas de humedad en el interior. Y si esto fuera poco, no podemos olvidar que con la instalación de teja plana creamos una fachada ventilada, con la que reducimos los puentes térmicos y mejoramos el confort en el interior de la vivienda.

¿Y esto cómo sucede?

La fachada ventilada es un cerramiento exterior que básicamente se compone de una hoja interior, una capa de aislamiento y una hoja exterior, que en este caso sería la teja plana. Al instalarse sobre perfiles, las tejas permitirán la creación de una cámara de aire interior entre el aislamiento y esta “segunda piel”.  Las juntas entre las tejas facilitarán la circulación del aire en esta cámara permitiendo el secado de las posibles condensaciones intersticiales que se produjesen en invierno, además de actuar como amortiguador térmico, contribuyendo a la mejora de la eficiencia energética en el interior del edificio (reduciendo el uso de calefacción en invierno y de climatización por aire en verano).

La instalación de una fachada ventilada es muy similar al de una cubierta inclinada, donde la fijación de todos los elementos es obligatoria y ha de reforzarse por seguridad. Las líneas generadas en los aleros, esquinas, encuentros con carpinterías, etc., marcarán más aún el diseño, dando la posibilidad de que el proyecto destaque.

En caso de duda sobre la instalación de alguno de los elementos, siempre es recomendable seguir las instrucciones del fabricante y, si es posible, contar con el asesoramiento de un servicio técnico profesional.

firma Jose hermindo Prieto

Dejar comentario