Seguridad, salud,y sentido común. Estos argumentos deberían ser los principales la hora de subir y transitar por una cubierta o tejado, con el objetivo de evitar problemas y accidentes innecesarios en nuestro afán por llegar la último recodo del mismo.

Sin embargo, en muchas ocasiones esto no es así. Nos confiamos y consideramos “expertos” con todos los recursos y conocimientos necesarios en seguridad en trabajo en altura o en trabajos verticales, dejando de lado ciertas consideraciones que son ineludibles –si lo que aplicamos es el sentido común, claro–.

Revisemos caso por caso qué consideraciones no debemos olvidar nunca para que nuestro trabajo sea seguro y saludable:

Cubierta plana con petos perimetrales.

Reconozcámoslo, en este caso solemos subir a revisarla sin elementos de seguridad. Los petos altos nos dan “confianza”, pero nos olvidamos de que el edificio ha sufrido un envejecimiento y los petos pudieran no ser tan seguros y estables como debiesen. Si nos arrimamos al borde y cargamos sobre él, éste podría ceder en parte y estaríamos en una situación complicada… Haciendo uso del sentido común no debemos de olvidar que el peto no es nuestro “amigo” y debemos ser extremadamente cautos.

Cubierta inclinada (con peto o sin peto).

En este caso, siempre debemos caminar sobre la misma totalmente enganchados con línea de vida.

Además:

  • Si el tejado es de nueva construcción, debemos fijarnos en pisar sobre la conjunción de rastreles primario y secundario, de este modo no generaremos ningún desperfecto en el rastrelado o en la membrana de cubierta.
  • Si el tejado ya está terminado y subimos a revisarlo, deberemos caminar sobre el punto de mayor resistencia de la teja. Este punto es aquel donde confluyen cuatro tejas y el rastrel en el que se apoyan. ¡No olvides usar calzado con suela de goma para evitar resbalones!
  • Si la cubierta es ligera, metálica tipo deck, y se está ejecutando, además de ir debidamente enganchados a la línea de vida, debemos tratar de caminar siempre sobre los nervios laterales de cada cresta de la chapa. Para ello es importante caminar con el pie en oblicuo para lograr apoyarnos en los dos vértices y siempre empleando el máximo de superficie del pie.

Evidentemente, sobre este tipo de cubiertas huelga  no es conveniente caminar con una actitud desinhibida, ya que puede haber huecos o que las chapas estén aún sin fijar a la estructura… ¡podríamos vernos en una situación complicada!

Cubierta de fibrocemento

Debemos caminar por ella sobre la línea imaginaria que trazan las fijaciones de la placa ondulada a la estructura. Esta línea dibuja un camino de paso resistente ya que la placa puede estar muy debilitada por el paso del tiempo, ceder y romperse. Por supuesto es igualmente importante ir debidamente atado a la línea de vida y con calzado de goma para no resbalar.

En cualquier caso, el sentido común será la herramienta principal que nos ayudará a evitar situaciones peligrosas e innecesarias. Y es el mismo sentido común el que nos dice que debemos de seguir las normas de seguridad para trabajos en altura y de seguridad en cubierta, y no debemos  transitar de manera inconsciente sobre los tejados por mucha experiencia que poseamos.

Firma Jesús Huerta

Dejar comentario