¿Sabías que España es el tercer país de la Unión Europea que más centros comerciales abrirá en los próximos años? Según un estudio European Shopping Center Development Report realizado por Cushman and Wakefield, cerca de 30.000m2 se emplearán para levantar una instalación comercial de aquí a 2020. Tan sólo Francia y Polonia se sitúan por delante de nuestro país.

Hablamos, por lo tanto, de un crecimiento exponencial en el número de metros cuadrados construidos destinados a retail, pero también a otros usos comerciales como pueden ser los parques logísticos y/o industriales.

BMI Everguard

A la hora de llevar a cabo estas grandes superficies se presta especial atención a la cubierta, ya que, además de proporcionar la obvia protección frente a los elementos, ésta debe de ser fácil de mantener, duradera y segura, ya que muchos elementos e instalaciones (como la refrigeración) pueden ir fijados en su superficie. Y, por supuesto, requiere de una impermeabilización resistente a la intemperie.

A día de hoy los principales materiales para la impermeabilización de las mismas son:

  • Laminas asfálticas
  • Laminas sintéticas de PVC
  • Laminas sintéticas de TPO

Las primeras se encuentran en franco retroceso en este tipo de mercad,o donde se está imponiendo la impermeabilización con láminas sintéticas, pero qué material (PVC o TPO), ofrece mayores posibilidades para este tipo de cubiertas.

A la hora de elegir un sistema de impermeabilización para cubiertas donde la impermeabilización vaya a quedar expuesta, debemos considerar varios aspectos : el clima y las prestaciones mecánicas.

Láminas sintéticas de PVC versus TPO. El clima

Aunque podemos afirmar que el clima de España es variado, lo cierto es que la mayor parte del territorio está expuesto a un clima caluroso y seco, (especialmente en los meses de verano en los que la radiación ultravioleta es muy alta). Por lo tanto, para construir una cubierta duradera, la resistencia a la exposición solar es fundamental.

Sea cual sea su procedencia, el PVC es un Policloruro de Vinilo y como tal precisa en su composición química de una serie de plastificantes para poder obtener todas las propiedades dúctiles y maleables que son necesarias en una lámina, además de una carga de metales pesados en formulación para ser resistente al fuego externo (certificación BRoof T1).Estos compuestos son y serán altamente volátiles en exposición a la radiación UV.

Esto marca una diferencia fundamental con la Poliolefinas Termoplasticas TPO, las cuales no poseen una formulación química que se degrade en exposición a radiación UV.

Para comprobarlo empíricamente, podemos ver los resultados reflejados por organismos independientes mediante ensayos de durabilidad, como el ensayo realizados por el ASTM (máxima autoridad normativa en EEUU).  Los datos que se obtuvieron son que el TPO soporta 32 semanas sometido a envejecimiento acelerado en campana a 240ºF, mientras que el PVC-P soporta 8 semanas a envejecimiento acelerado en campana a 176ºF. Este dato es contundente. Además en este ensayo se vio que el PVC-P es capaz de soportar 6300 kJ/m2 a 145ºF, mientras que el TPO 10080 kJ/m2 a 176ºF. ¡Increíble!

La alta reflectancia, dentro de este tipo de materiales también es un factor a tener en cuenta. Por ejemplo,  BMI fabrica uno de los TPO más estables del mercado, lo cual puede verse en  la web del Cool Roof Rating Council, donde Everguard TPO está certificado con una pérdida de SRI, a tres años, de entorno al 14%. Es decir, que este sistema TPO permanece más blanco durante más tiempo.

Láminas sintéticas de PVC versus TPO. Resistencia mecánica.

Otro de los factores a tener en cuenta son las prestaciones mecánicas que nos ofrecen ambos tipos de láminas. En este caso, vamos a realizar una comparativa entre Everguard TPO y uno de los principales fabricantes de PVC el mercado:

  • Resistencia a la tracción, según EN 12311-2, Everguard posee un valor declarado de 1150 N/50 mm mientras que PVC 1000 N/50 mm.
  • Resistencia a la rotura, según EN 12311-2, Everguard TPO declara un 20% y PVC competidor un 18%.
  • Plegado/doblado a bajas temperaturas (muy importante en todos los cambios de plano y remates), según EN 495-5, Everguard TPO declara -35ºC, mientras que PVC -25ºC.

Sin embargo, y aunque el TPO presenta una mayor resistencia a la intemperie y a la rotura, lo cierto es que el PVC también nos ofrece una serie de características muy ventajosas. Por ejemplo:

  • Tiene mejor resistencia química y no se debilita con los aceites y grasas.
  • Además, es ligeramente más flexible que el TPO
  • Y su instalación es sencilla (aunque ambas membranas sueldan bien, sin embargo el TPO requiere de temperaturas más altas).

Quizás lo expuesto puede sorprender a algunos cuya preferencias ha sido el PVC y que pueden desconocer los avances logrados en la formulación de TPO en los últimos años. Así que la próxima vez que esté debatiendo qué producto funcionaría mejor para una cubierta expuesta, puede ser útil este breve comparativo. Y en caso de duda, se puede consultar a la Oficina Técnica de BMI.

Dejar comentario