El empleo de mortero para fijar las tejas a una cubierta es una técnica muy utilizada en España. Sin embargo, en los países de Europa Central, donde el clima es más frío y húmedo, es más común la utilización del montaje en seco.

Este sistema de montaje permite:

  • Una instalación rápida y limpia, con el consiguiente ahorro de tiempo y dinero.
  • La reparación, renovación o corrección de una manera sencilla y económica.
  • Evita el desperdicio de producto.
  • Ventilación de la cubierta, que alarga la vida de los materiales y mejora la eficiencia energética de la misma, al evitar la aparición de condensaciones en invierno y al disipar el calor en verano.
  • Mejor resolución de encuentros y puntos críticos con productos específicos y técnicos.

La característica más importante de este tipo de instalación es que facilita la microventilación de la cubierta, por la circulación del aire entre el soporte y las tejas. De esta manera se evitan problemas de humedad y condensación, y se mejora la eficiencia energética del tejado, contribuyendo al confort interior.

En definitiva, los sistemas de montaje de cubierta en seco proporcionan unas ventajas económicas y de funcionalidad que no encontramos en el empleo de mortero tradicional.

La instalación en seco de la teja sobre la cubierta se puede hacer con productos químicos (siliconas, espumas o adhesivos) o con sistemas de fijación mecánica (clavos, tornillos, clips…)

Además, facilitan la instalación de cualquier tipo de teja, así como su posterior renovación y/o rehabilitación. Eso sí, a la hora de elegir el material debemos de tener en cuenta su duración. Ésta tendría que ser igual a la del resto de los elementos, de tal manera que no sea necesaria su sustitución y/o reparación antes de tiempo, ahorrando costes innecesarios.

Para ello, nosotros aconsejamos elegir las tejas de hormigón dado que ofrece máximas prestaciones como:

  • Acabados impecables y de mayor durabilidad.
  • Está indicada para pendientes pronunciadas.
  • Aporta modernidad a los edificios.
  • Cuenta con un innovador tratamiento que da mayor resistencia a sus acabados en cuanto a envejecimiento.
  • Conserva los colores originales con el paso del tiempo.
  • Es un tipo de teja indicada para rehabilitación.
  • Sus acabados armonizan con los diferentes paisajes arquitectónicos.

Como habrás podido comprobar, el montaje en seco y la teja de hormigón son los perfectos aliados para asegurarte un ahorro de tiempo y dinero, así como una mayor vida útil de tu cubierta. Si quieres conocer el resto de beneficios que ofrece este tipo de teja y sus diferentes acabados, consulta nuestra página web y su sección Tejas y piezas de hormigón.

Dejar comentario