Las instalaciones de energía fotovoltaica son cada vez más frecuentes y diversas, nos encontramos, claramente, ante un sector en alza.

La flexibilización de la legislación a su favor y la apuesta por energías renovables que plantea el nuevo Código Técnico de la Edificación favorecen en gran medida a este sector, que sin duda es capital en la contribución y generación de empleo y riqueza de nuestro País.

La energía fotovoltaica ofrece múltiples beneficios, el principal es que su fuente natural es un recurso prácticamente inagotable, el Astro Sol. Podemos enumerar varios de estos beneficios a continuación:

  • Es una energía renovable limpia, que no genera residuo y que ayuda a construir entornos, barrios y ciudades sostenibles. Además, no genera emisiones reduciendo el efecto isla de calor que provocan los gases de efecto invernadero.
  • La energía fotovoltáica mejora la eficiencia y calificación energética de los edificios, favoreciendo la obtención de sellos calificatorios tipo Breeam o Leed.
  • Es una energía segura y silenciosa, lo que convierte a los sistemas fotovoltaicos en ideales para instalar en las cubiertas de nuestros edificios.

Este último argumento favorece en gran medida el empleo de nuestros tejados y cubiertas para albergar el desarrollo fotovoltaico sin precisar más espacio en la finca. Para ello es preciso considerar ciertos aspectos fundamentales que harán totalmente compatibles las funciones características de una cubierta (protección, estanquidad y aislamiento) con la instalación PV:

  • Lo primero a tener en cuenta es la orientación de nuestra cubierta o tejado y su inclinación. En función de ello nuestro desarrollo PV será más o menos eficaz.
  • En segundo lugar debemos considerar elementos de anclaje o lastre totalmente compatibles con nuestro sistema de cubierta o tejado. La utilización de elementos no compatibles puede interrumpir la estanquidad de nuestra cubierta y provocar filtraciones en corto plazo. El anclaje de nuestros paneles fotovoltaicos debe ser calculado y dimensionado para contrarrestar las futuras fuerzas de succión que generarán los paneles.
  • Por último, debemos disponer de un soporte firme adecuado. En caso de cubiertas deck o cubiertas planas convencionales, debemos considerar el empleo de materiales aislantes que posean una resistencia a compresión de 70 kPa en adelante.

En BMI somos especialistas en el desarrollo técnico de cubiertas y tejados para su empleo posterior como ubicación de sistemas fotovoltaicos. Contamos con múltiples sistemas y soluciones que garantizarán la estanqueidad de la cubierta a pesar de las estructuras PV que se instalen en ella. Nuestro consejo, antes de acometer un desarrollo solar, es contar con la opinión de un profesional del sector.

Dejar comentario