Aunque algunas personas puedan creer que la función de una cubierta es simplemente protegernos de las diferentes temperaturas, de los fenómenos meteorológicos o de intrusiones, una cubierta no solo es protección. Es un componente indispensable de la vivienda que puede tener numerosos diseños que se adapten a todas nuestras necesidades y que, además, refleja la personalidad y el estilo de vida de las personas que viven bajo él.

Conocer todas las etapas por las que pasa un tejado, desde su definición hasta su instalación y posterior mantenimiento, son claves para conseguir el que mejor se adapte a tus necesidades.

Comienzo del proyecto

Al planificar cómo va a ser tu cubierta lo primero que debes conocer es tanto la forma que puedes elegir como las funciones que ésta ha de cumplir.

En cuanto a la forma, podemos encontrar dos tipos:

  • Las planas son aquellas cuya inclinación es menor a 5 grados y pueden ser transitables o no transitables. Además de esta distinción, también se clasifican por sus diferentes usos: ajardinadas, transitables para peatones con baldosas o cubiertas de parking preparadas para el paso de vehículos.
  • Las inclinadas son aquellas que tienen una inclinación mayor a 5 grados y se encuentran cubiertas por tejas de cerámica o de hormigón o incluso tejas metálicas. Pero además, una cubierta inclinada puede tener más usos como recoger el agua de lluvia, acumular energía por medio de sistemas fotovoltaicos, iluminar el interior por medio de tejas translúcidas o de claraboyas.

Una cubierta perfecta, además de estar correctamente instalada ha de cumplir con las prestaciones básicas para que te proporcione:

  • Aislamiento térmico, que permitirá retener el calor dentro en invierno y limitará la entrada de calor que se acumula en el tejado en verano.
  • Protección y regulación de la humedad tanto exterior como interior.

Durante el proyecto

Una vez elegido el tipo de cubierta que más se adapte a ti es importante que elijas un equipo con un el que te sientas cómodo y te aporte confianza. El grupo BMI es líder europeo en cubiertas y ofrece una serie de ventajas para garantizarte la mayor tranquilidad y hacer realidad el tejado con el que has soñado.

  • Distintos tipos de garantías de producto, de sistema completo y también de instalación. Algunas de nuestras tejas tienen garantía de hasta 50 años.
  • Tenemos sistemas completos que están completamente probados y aseguran la impermeabilización de la cubierta y el aislamiento térmico y acústico.
  • Poseemos una experiencia de más de 150 años y millones de m2 de cubierta instaladas alrededor de todo el mundo.
  • Contamos con instaladores profesionales ya que formamos, certificamos y asesoramos a los instaladores, antes de ponerlos a tu disposición. Solo recomendamos a los que forman parte de nuestro programa RoofPro, el más avanzado del sector.

Después del proyecto

Una vez que ya tienes tu tejado, llega el momento de disfrutarlo. Sin embargo, el mantenimiento es clave para que cumpla su función adecuadamente todo el tiempo posible. Una vez al año es importante que se realice una revisión de éste, siendo mejor a comienzos del otoño.

Tan solo tienes que seguir los siguientes pasos para comprobar que todo está bien:

  • Revisión de tejas. Debes de comprobar que no hay ninguna rota o movida.
  • Revisión de techo interior. Esto te permitirá comprobar si hay goteras incipientes y así poder comprobar la causa a través del tejado.
  • Limpieza de la cubierta y canalón. Debes quitar todos los objetos que pueda haber encima de ésta y comprobar que no haya nada en el canalón que no permita al agua circular libremente.
  • Comprobar que ningún árbol ni rama cercano toca la cubierta ya que podrían llegar a deteriorarla.

 

En BMI nos adaptamos 100% a tus necesidades. Si tienes cualquier duda o estás pensando en llevar a cabo la instalación de tu cubierta, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Dejar comentario