El otoño ya está aquí. Aunque oficialmente entró el pasado 23 de septiembre, el frío no ha hecho su aparición hasta esta semana. Y ya se sabe, con el frío vienen las lluvias, y con las lluvias… ¡la humedad y las goteras!

Es en esta época de año cuando más nos preocupa nuestro tejado. Muchos miramos al techo con temor a ver aparecer las terribles manchas negras, señal inequívoca de que hay un problema.

Pero para construir o rehabilitar una cubierta tenemos que tener en cuenta muchos factores: la zona climática donde se ubica el inmueble; las especificaciones recogidas en el CTE y en la legislación local; la demanda energética; las necesidades de aislamiento…

Para evitar problemas y cumplir con todos los requisitos necesarios para garantizar la correcta instalación de la cubierta, sigue estos seis consejos. Así no hay temor a equivocarse:

  • Aplica la normativa vigente. La cubierta siempre debe cumplir las exigencias legales en relación al aislamiento, consumo energético, riesgo de condensaciones, etc. Asegúrate de que los profesionales encargados de las labores de instalación conozcan la normativa y la apliquen correctamente.
  • Presta atención al aislamiento. Por la cubierta se puede perder hasta un 30% de la energía de la vivienda (calefacción o aire acondicionado), por eso el aislamiento térmico será fundamental para garantizar un uso eficiente de la calefacción, además de evitar filtraciones, goteras, condensaciones, etc. En el mercado existen varios materiales aislantes que contribuirán a mejorar notablemente el aislamiento: EPS, XPS, lana mineral, lana de roca…

Y recuerda, la cubierta debe disponer de una envolvente continua, estanca al viento y al agua.

  • Sigue las indicaciones del fabricante e instalar los elementos en el orden adecuado. Parece una obviedad, pero en un gran número de casos los problemas con la cubierta vienen de una mala ejecución de los trabajos o de un incorrecto mantenimiento, al no tener en cuenta las especificaciones del fabricante.
  • Reduce la demanda energética. Instala un sistema de cubierta ventilada bajo teja y mejorarás el confort en el interior de la vivienda, ahorrando energía. En el mercado existen multitud de soluciones eficientes, como el sistema Tectum®-Pro de BMI, que contribuye a reducir la demanda energética y a cumplir con los más altos estándares de eficiencia energética, como Passivhaus.
  • No descuides los puntos más singulares de la cubierta y emplea siempre los elementos adecuados para su impermeabilización completa. Algunos fabricantes, conscientes de la importancia de este punto, cuentan en su catálogo con piezas universales que facilitan los remates en esquinas, curvas, etc.
  • Y asegúrate de que los productos y sistemas sean los adecuados para tu proyecto. No todos valen para todo. Dependiendo de su la cubierta es plana o inclinada; de si la vivienda se ubica en una zona climática fría o muy cálida; el tejado va a estar muy expuesto al sol, etc. será recomendable un tipo de sistema u otro.

Y recuerda que en caso de duda, algunos fabricantes como BMI, cuentan con personal especializado que puede asesorarte. Así todo estará bajo control.

Dejar comentario