Reaprovechar el agua de lluvia, placas solares, jardines o huertos… piensa en verde para tu cubierta

Si tienes que remodelar tu tejado o si estás diseñando tu nueva casa quizás conviene que le des unas vueltas a soluciones constructivas que, además de dar uso a superficies habitualmente desaprovechadas, pueden aportar valor estético, ecológico, económico y eficiente a la vivienda.

Disfrutar de un jardín en alto, recoger tomates, generar energía de forma natural, contribuir a la eliminación de partículas contaminantes o acumular preciadas cantidades de agua para riego son algunas de las opciones a estudiar.

Las cubiertas vegetales o techos verdes, son las superficies de cubierta total o parcialmente ocupadas por vegetación que mejoran la climatización del inmueble, prolongan la vida del techo, reducen el riesgo de inundaciones o los ruidos y fomentan la biodiversidad por no hablar de su aportación paisajistica.

El uso de este tipo de construcción se remonta miles de años atrás. Los Jardines colgantes de Babilonia, una de las siete maravillas del mundo antiguo, ya hicieron uso de los jardines en fachadas y cubiertas con árboles y otras plantas fijados sobre los bloques y muros de piedra impermeabilizados con cañas y brea.

Siglos después, los países escandinavos cubrían de hierba los tejados y utilizaban también intercalados de “verde” en los muros para climatizar sus viviendas. El origen moderno de estas cubiertas proviene de Alemania, que inició esta tendencia en la década de los 60 y es creciente el uso de esta técnica en otros países, en algunos de los cuales incluso hay ayudas estatales para su instalación por los beneficios que reporta a la sociedad.

Otra opción para hacer ecológica tu vivienda son las soluciones de energía fotovoltaica. Con la reciente abolición del impuesto al sol la demanda de placas solares para instalar en viviendas y favorecer el autoconsumo se va consolidando. Es cierto que su presencia es todavía tímida y escasa en comparación con otros países extranjeros que cuentan con muchas menos horas de luz solar que el nuestro. Pero poco a poco, serán parte fundamental de los edificios y paisaje habitual de nuestras ciudades.

La recogida de agua de lluvia desde los tejados es otra de las aportaciones ecológicas que pueden hacer los tejados en un momento en el que la civilización trata de contener el consumo desorbitado del preciado líquido. En España, se calcula que se consume una media de 130 litros de agua potable por habitante y día, de los cuales casi la mitad se destinan al uso del inodoro limpieza y riego. Existen varias soluciones de canalización para crear una red de recogida de agua con diversos filtros y sistemas de almacenaje para distintos usos.

El I+D también nos regala otras alternativas, aparentemente tradicionales, que tienen un efecto directo sobre el medio ambiente notable. Es el caso del sistema Nox-Activ®, basado en la tecnología fotocatalítica. Este sistema provoca una descomposición de los óxidos contaminantes (NOx) en subproductos gracias a la acción de los rayos UV (fotocatálisis), que posteriormente se evacuan por aguas pluviales.  Este efecto descontaminante, además, es permanente a lo largo de toda la vida útil del producto.

 

No haga caso al dicho, la sostenibilidad puede empezar también por el tejado.

Dejar comentario