A pesar del Estado de Alarma las obras de construcción han reanudado su actividad, por lo que en este momento son muy importantes las medidas de protección y prevención para todos los trabajadores. Éstas afectarán a la hora de organizar el trabajo así como los plazos y los costes de obra pero son esenciales para frenar la pandemia y reducir el número de afectados.

A continuación, veremos algunas de las recomendaciones emitidas por el Ministerio de Trabajo con el fin de evitar el contagio:

  1. Reforzar las medidas de higiene
  • La transmisión del coronavirus puede producirse por entrar en contacto directo con una persona contagiada, o con superficies u objetos contaminados, por ello es de vital importancia extremar las precauciones en la limpieza y desinfección de las zonas comunes así como de las herramientas y maquinaria que sean utilizadas por varias personas. Para la desinfección de las superficies y equipos, se utilizarán diluciones de lejía comercial (20-30 ml aprox. en 1 litro de agua), de alcohol (al menos 70º) u otros virucidas autorizados.
  • En aquellas obras que se realicen en un recinto cerrado, éste deberá ser ventilado periódicamente.
  • A nivel individual, es esencial no tocarse la cara; lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón durante entre 40 y 60 segundos o con una solución hidroalcoholica; así como cubrirse la boca y la nariz con el brazo o un pañuelo desechable al toser o estornudar.

 

  1. Minimizar el contacto con otras personas
  • El desplazamiento a la obra se realizará preferentemente de forma individual.
  • Es prioritario organizar el acceso a la obra de forma escalonada para evitar así aglomeraciones.
  • Se organizarán los trabajos de forma que se mantenga una distancia de seguridad de 2 metros entre trabajadores.
  • En caso de ser necesarios desplazamientos en vehículo por la obra, se limitará el número de personas que ocupan dicho vehículo aumentando la frecuencia de los desplazamientos si fuese necesario.
  • Cuando estuviera prevista la ejecución de una determinada tarea por parte de varios trabajadores y no resulte viable mantener la separación de 2 metros entre ellos ni la instalación de barreras físicas para separarlos, se estudiarán otras opciones para llevarla a cabo de forma mecanizada. Si ninguna de las medidas resultase factible, se valorará el aplazamiento de la ejecución de la tarea hasta que la situación de crisis remita.
  • El uso de las zonas comunes ha de estar limitado para que entre cada trabajador siempre haya una distancia de dos metros por lo que se organizarán turnos para las comidas si fuera necesario.
  • Se limitarán o suspenderán también las reuniones de trabajo presenciales realizándose, en todo caso, de forma telemática.
  • Para el caso de la recepción de materiales en la obra, se informará, con antelación suficiente a los suministradores de material sobre aquellas medidas que se hayan adoptado excepcionalmente en relación con la recepción de mercancía y otras generales que deban conocer. Se organizará la recepción de los materiales para que no coincidan diferentes suministradores en la obra. Se realizará la descarga de material en zonas específicas evitando la concurrencia con los trabajadores de la misma y cuando sea personal de la obra quien descargue el material, el conductor deberá permanecer en la cabina del vehículo.

 

  1. Controlar los síntomas de los trabajadores
  • Se deberá evaluar la existencia de trabajadores especialmente sensibles a la infección y en consecuencia, determinar las medidas de prevención, adaptación y protección adicionales necesarias.
  • Se concienciará a los trabajadores sobre la importancia de comunicar, lo antes posible, si presentan síntomas compatibles con la enfermedad o, en su caso, si han estado en contacto estrecho con personas que los presenten.

 

  1. Equipos de Protección Individual

Con carácter general, no será necesario el uso de EPI adicionales a los requeridos por la actividad laboral; pero para los trabajadores de obra ahora más que nunca los Equipos de Protección Individual habituales cumplen un papel fundamental. La protección ocular, respiratoria y de las manos no solo ayudan a protegernos de salpicaduras, vapores y partículas sino que también nos sirven de pantalla protectora contra el virus. A éstos se suman la protección de cabeza, auditiva y pies que, ante todo, nunca han de ser compartidos con otros trabajadores.

 

Es especialmente relevante, en la situación actual, la coordinación y cooperación entre todas las personas que intervienen en la obra para informar e implantar estas medidas de prevención para la evitar el contagio entre los trabajadores del sector de la construcción.

Dejar comentario