Los mejores inventos y sus aplicaciones surgen cuando el ingenio es una auténtica necesidad. No digamos ya si es cuestión de vida o muerte.

Es el caso de la aplicación de gránulo coloreado sobre metal que empezó a utilizarse durante la Segunda Guerra Mundial para camuflar hangares, naves y edificios en pequeños aeródromos para que pasasen desapercibidos y evitasen ser bombardeados.

Tras la gran contienda y con la escasez de pinturas y otras materias primas, se descubrió que este tipo de revestimiento era extremadamente resistente y protector, lo que aumentaba su vida útil.

En 1957, Lou Fisher, un visionario empresario del mercado de las cubiertas desarrolla a escala industrial la aplicación para fabricar tejas de metálicas con gránulo. Había comenzado la fabricación a gran escala de la teja metálica o Decra.

Han pasado más de 60 años pero hoy en día, las tejas metálicas siguen siendo muy utilizadas en países del centro y el norte de Europa.

La teja Decra está compuesta de:

1. Base de resina polimérica
2. Un revestimiento de acero tratado, de 250 g/m2 con espesores de 0,43 mm y que pueden ser de hasta 0,9 mm si así se requieren.
3. Un refuerzo de poliuretano.
4. El acabado superficial que protege el soporte, pudiendo ser gránulo o bien coating de alta resistencia.

En nuestro país, aunque su uso no está tan extendido, no es extraño encontrarlas en las estanterías de los grandes centros de distribución de materiales para que los expertos en bricolaje instalen sus propias cubiertas en bungalows, cobertizos, almacenes etc.

Por qué aunque no es la opción más conocida, este tipo de tejas también tiene sus ventajas y prestaciones. ¿Quieres conocerlas?

1. Su instalación es rápida y sencilla. Son tejas ligeras (hasta 8 veces más que las tradicionales) y con un gran rendimiento en obra (con un palé de teja metálica en ocasiones se puede ejecutar un tejado entero. 6,7 – 11,2 kg/m2 y unas 2,15 pcs/m2).
2. Su resistencia a las inclemencias meteorológicas las dota de una gran durabilidad (lluvias, granizadas, grandes nevadas, etc.).
3. Esta teja es resistente al fuego y a los cambios de temperatura.
4. Presentan una gran resistencia al viento y son estancas al agua con un mínimo de 8º de pendiente.
5. Son reciclables, y reducen los gastos de transporte por su ligereza. Lo que redunda en la sostenibilidad de la cubierta instalada.
6. Son ideales tanto para obra nueva como para rehabilitación y renovaciones de cubierta. Se pueden instalar sobre placas de fibrocemento.
7. En el mercado se puede encontrar una amplia variedad de perfiles, acabados y accesorios, que permiten satisfacer las exigencias de diseño y estética de la cubierta.

firma Juan del Amo

Dejar comentario