Producto garantizado. Cuando vas a comprar un electrodoméstico, un coche o la última televisión buscamos aquellos productos que cumplan con las prestaciones que buscamos, pero también con aquellos que cuentan con una garantía de que si son defectuosos o de baja calidad, no tendremos que correr con la responsabilidad de esta mala compra.

Con las cubiertas pasa exactamente lo mismo.  A la hora de tomar la decisión final sobre cuál es el sistema más adecuado para instalarlo en nuestro tejado (desde el cambio de toda la cubierta a la sustitución de alguno de sus componentes)  tendremos en cuenta distintos criterios para elegir el que mejor se ajusta a nuestras necesidades. Es importante conocer los distintos niveles de garantía que existen en el mercado para evitar confusiones y, lo que es más grave, desengaños si lamentablemente aparece algún problema en la cubierta tras su instalación.

Podríamos distinguir cuatro tipos de garantía existentes en el mercado.:

  • GARANTÍA DE PRODUCTO: Es la garantía que por ley está obligado a ofrecer el fabricante sobre sus productos por defectos en su fabricación. Nunca cubre los costes de mano de obra relativos a la retirada de los productos defectuosos e instalación de los nuevos productos. La legislación española fija en un año este periodo de garantía.
  • GARANTÍA COMERCIAL: Es una garantía que, de forma voluntaria, el fabricante ofrece sobre cada uno de sus productos, y que es de mayor duración a la contemplada por la garantía de producto. Al ser una garantía voluntaria, son los propios fabricantes los que fijan qué condiciones deben cumplirse para poder aceptar reclamaciones en base a esta garantía. Generalmente obligan a que el producto haya sido correctamente instalado en base a sus manuales de instalación y suelen limitar su cobertura al coste de reposición del producto dañado, sin hacerse cargo de los costes de desinstalación de los productos dañados y los costes de instalación de los nuevos productos.
  • GARANTÍA DE SISTEMA: Cuando un fabricante, como BMI, ofrece un sistema de cubierta completo formado por distintos componentes, como sus sistemas para cubiertas inclinadas Tectum®-Pro o Tectum® – First, o el nuevo sistema para cubiertas planas BMI Everguard, puede ofrecer una garantía completa de funcionamiento del sistema. En base a esta garantía, el fabricante garantiza el correcto funcionamiento del sistema y asegura la completa estanqueidad de la cubierta, de tal forma que, si se produjera alguna gotera u otra deficiencia por un fallo en el sistema, se sustituirán todos los productos que lo conforman para solucionar dicho problema. En ocasiones, la emisión de certificados de garantía del sistema tiene un coste para el cliente.  En el caso de los sistemas Tectum®-Pro y Tectum®-First de BMI, esta garantía es de 15 años y se ofrece de forma gratuita a los propietarios de viviendas y edificios en los que se ha instalado estos sistemas para cubiertas.
  • GARANTÍA DE SOLUCIÓN: Son garantías de sistemas en las que el fabricante, además de los costes de los materiales,  también asume los costes derivados de la mano de obra necesaria para reparar la cubierta, siempre que los sistemas cubiertos por esta garantía hayan sido instalados por empresas homologadas por el fabricante. Este supone el máximo nivel de garantía y es el que BMI comenzará a ofrecer a sus clientes a través del programa BMI RoofPRO.

Como ves, existen distintos tipos de garantías y es importante que conozcas con detalle qué te está ofreciendo cada fabricante en cada momento. Evita las sorpresas y…!Que no te den gato por liebre!

Dejar comentario