Según el Observatorio de la Sostenibilidad, sólo en Madrid el despliegue de generadores fotovoltaicos en los tejados proporcionaría energía para abastecer el consumo eléctrico total de 1,2 millones de personas, generaría en torno a 14.000 puestos de trabajo y movería una inversión cercana a los 5.800 millones de euros.

La nueva regulación del autoconsumo energético, que entró en vigor el pasado mes de abril, va a beneficiar a edificios residenciales y a sus ocupantes. ¿Pero quieres saber si tu cubierta cumple con los requisitos necesarios para que en ella pueda instalarse una Placa Solar?

Independientemente del grado de inclinación, las cubiertas inclinadas son las ideales para aprovechar al máximo la energía solar. Existen bastidores especialmente diseñados para soportar placas fotovoltaicas de silicio cristalino para cubiertas inclinadas, aunque también hay ya en el mercado tejas fotovoltaicas que se integran en el tejado como cualquier otro tipo de teja y que, como éstas, cuentan con solapes y vías de evacuación idénticas.

Las placas solares no suponen en ninguno de los casos que la cubierta pierda alguna de sus prestaciones. Al contrario, aportan una mayor eficiencia energética a la cubierta. Tampoco están reñidas con la estética y el diseño del conjunto de edificio. La arquitectura moderna es capaz de articular sistemas integradores poco disruptores.

La correcta instalación es importante para garantizar una instalación segura y duradera. Para ello debe integrarse correctamente el soporte base de las placas e impermeabilizar los elementos emergentes que sustentan el bastidor y la placa.

La Asociación Promotejado recuerda que la instalación de paneles fotovoltaicos en la cubierta de un edificio puede reducir un 40% (300 euros) la factura de la luz anual, pero si además se realiza en una cubierta inclinada y no plana, la cantidad puede ser superior a 400 euros.

Dejar comentario